eurocero Avatar

5 Notes

Canciones 2013

50. The Postal Service: “A Tattered Line Of String”
49. Dënver: “Negro es el color de su corazón”
48. Darkstar: “Armonica”
47. Auryn: “Heartbreaker”
46. MS MR: “Think Of You”
45. Prefab Sprout: “The Best Jewel Thief In The World”
44. Temples: “Keep In The Dark”
43. The xx: “Together”
42. Shout Out Louds: “Hermila”
41. Suede: “It Starts And Ends With You”
40. The Courteeners: “Are You In Love With A Notion?”
39. Empire of the Sun: “Alive”
38. Cut Copy: “Free Your Mind”
37. Lily Allen: “Hard Out Here”
36. Woodkid: “I Love You”
35. Rizzle Kicks: “Lost Generation”
34. College: “Un long sommeil”
33. Fuck Buttons: “The Red Wing”
32. Two Door Cinema Club: “Changing Of The Seasons”
31. Chlöe Howl: “No Strings”
30. Bravo Fisher!: “Miradas”
29. Haim: “Falling”
28. beGun: “San Francisco”
27. Major Lazer featuring Busy Signal, The Flexican & FS Green: “Watch Out For This (Bumaye)”
26. Delphic: “Baiya”
25. The Strokes: “One Way Trigger”
24. Algora: “La era punk”
23. Phoenix: “Entertainment”
22. Mala Rodríguez: “Quién manda”
21. Javiera Mena: “Espada”
20. Drake: “Hold On, We’re Going Home”
19. Katy B: “What Love Is Made Of”
18. The Juan MacLean: “Feel Like Movin’”
17. Ellie Goulding: “Burn”
16. Lindstrøm & Todd Terje: “Lanzarote”
15. Arctic Monkeys: “Do I Wanna Know”
14. Sophie: “Nothing More To Say - Dub”
13. Vampire Weekend: “Step”
12. Margaret Berger: “I Feed You My Love”
11. Rusos Blancos: “Dudo que el amor nos salve”
10. CHVRCHES: “Lies”
9. AlunaGeorge: “Attracting Flies”
8. Arcade Fire: “Reflektor”
7. Disclosure featuring AlunaGeorge: “White Noise”
6. Joe Crepúsculo: “Mi fábrica de baile”
5. Pional: “Invisible/Amenaza”
4. Pet Shop Boys featuring Example: “Thursday”
3. James Blake: “Retrograde”
2. Justin Timberlake: “Mirrors”
1. Daft Punk: “Get Lucky”

2 Notes

Mi FIB 2013

Como algunos sabrán, el FIB es el festival al que —con diferencia— más años he ido, y todavía mi indudable favorito de todos a los que acudo. A punto de cumplir —si todo va bien— sus 20 ediciones, es inútil acercarse al Benicàssim de 2013 del mismo modo que al de 1995. Ha crecido, ha evolucionado y sí, se ha llenado de ingleses, pero ya sea por cariño, nostalgia, anglofilia, fanatismo o las indudables virtudes que todavía posee —y que muchas veces son injustamente ignoradas—, no hay momento del año que espere con más ansia que el de esos cuatro días de mediados de julio, así que I will definitely be back here next year and every year for as long as it socially acceptable.

Esto fue lo que más y menos me gustó este año:

Lo mejor:

Woodkid. De verdad que no me lo esperaba: el álbum de Yoann Lemoine me gustaba, pero moderadamente, y ni siquiera tenía muy claro si ir o no a su concierto. Pues bien, de no haberlo hecho me habría perdido uno de los espectáculos más emocionantes en los que he estado en mucho tiempo, presidido por un sonido perfecto que hizo brillar especialmente la voz del francés y su sección de viento y percusionistas. El mejor del FIB 2013. Como muestra, un minuto que a lo mejor se pierde en la frialdad de YouTube, pero que a mí me pone los pelos de punta rememorar.

Temples, AlunaGeorge y Chvrches. Bandas de esa clase media emergente que darán mucho que hablar en el futuro, que parecían más carne de Primavera Sound y sin embargo se colaron en el cartel de Benicàssim y cumplieron con nota.

Rizzle Kicks, Rudimental y Jake Bugg. Estos son los que, por su carácter de artistas casi rozando el mainstream y de gran cercanía con el público británico más joven, hoy por hoy solamente es posible que estén en este festival. Yo encantado: “When I Was A Youngster”, “Waiting All Night” y “Broken” también pasan a mi lista de momentos musicales memorables.

Miles Kane y Dizzee Rascal. Se están convirtiendo en fetiches del FIB, camino de ser tan habituales como en su día lo fueron —eran otros tiempos— The Chemical Brothers. Dos conciertos sobresalientes, y que además en Benicàssim tienen un plus que parece una perogrullada pero no lo es en absoluto: la experiencia de ver un artista británico acompañado de un público británico. Es otra cosa, en serio.

El público. Son jóvenes e ingleses —y además muy guapos—, ¿algún problema? Para mí, desde luego, no. Lo de la mala educación es un mito que se debería desterrar, y en energía, diversión y tendencia genética a crear un pogo —en el que, obviamente no es obligatorio participar— son imbatibles. Gente que vuelve a casa (y aquí me permito incluirme) con la sensación de haber vivido algo más que un festival de música, algunos dicen que la mejor semana de su vida, otros que una muesca más de las experiencias vitales memorables.

La pinchada de los chicos de Indiespot. Nos íbamos a pasar un ratito como preámbulo a Benny Benassi (sí, escuchar “Satisfaction” en un festival es una de esas experiencias que apetece vivir una vez en la vida) y ya no nos movimos de allí. Excelente selección y magnífica respuesta del público. En Spotify han colgado la lista con su sesión.

Aldo Linares pinchando a Chiquito de la Calzada.

• Parecía haber menos y más pequeñas barras que el año pasado, pero este sigue siendo el lugar en el que, con diferencia, menos colas hay que hacer y más rápido te atienden. Y donde te dan papel higiénico todas y cada una de las veces que entras en los baños.

• El apartamento del Torreón.

• El párking del FIB.

• Quedarse en Benicàssim tres días más después del festival.

Letizia al FIB.


Lo peor:

Beach House. Hubo mucha gente a la que le gustaron, pero yo no acabé de conectar con ellos como sí lo hice la primera vez que los vi en el Primavera. Puede que fuera por estar en un sector donde la gente no dejaba de hablar (curiosamente, no en inglés), que no había demasiada en general y lo hacía parecer un poco desangelado, el sonido que llegaba a veces desde otro escenario o que no fuera mi día de conexión con ellos, pero salí muy decepcionado.

Madeon. Me esperaba un concierto/sesión un poco más pop-friendly por parte del DJ prodigio y resultó ser demasiado zapatillesco para lo que me pedían la hora y el cuerpo.

Beady Eye y Johnny Marr. Ni siquiera llegué a ir a verlos, por pereza. No estoy en contra de los revivals ni las reuniones, pero sí de las viejas glorias viviendo de rentas más ajenas que propias.

La selección de grupos españoles tampoco me mató demasiado. Había algunas cosas interesantes, pero desde luego, no me atraía tanto como lo de Juanita y los Feos, La Casa Azul, Thee Brandy Hips, klaus&kinski o Crepus del año pasado.

La cancelación de Azealia Banks. Esta chica tiene una problema que puede truncar lo que podría ser una prometedora carrera.

La nueva orientación del FIB Club. Me dio la impresión de que lo único que se consiguió al girarlo 90 grados fue conseguir que su sonido se proyectara más directamente hacia los otros dos principales. Lo prefería como estaba antes.

Los precios: 3 euros la cerveza y 9 la copa (ah, y 10 subirse a la atracción). Excesivos y creando precedentes. No es extraño que corrieran las petacas.

8 Notes

Notes

The Smiths – a tribute

1 Notes

The xx: Night + Day Lisbon

109 Notes

629 plays

Giorgio by Moroder

Daft Punk

When I was fifteen, sixteen,
when I really started to play guitar,
I definitely wanted to become a musician.
It was almost impossible,
because the dream was so big
that I didn’t see any chance,
because I was living in a liitle town, I was studying.
And when I finally broke away from school
and became a musician, I thought:
“Well, now I may have a little bit of a chance”,
because all I really wanted to do is music,
and not only play music, but compose music.

At that time, in Germany, in 69-70,
they had already discothèques,
so I would take my car,
would go to a discothèque,
sing maybe 30 minutes,
I think I had about 7-8 songs.
I would partially sleep in the car
because I didn’t want to drive home
and that helped me for about almost 2 years to survive.
In the beginning, I wanted to do an album
with the sound of the 50s, the sound of the 60s, of the 70s,
and then have a sound of the future,
and I said: “Wait a second!
I know the synthesizer,
why don’t I use the synthesizer,
which is the sound of the future?
And I didn’t have any idea what to do,
but I knew I needed a click,
so we put a click on the 24-track,
which then was synched to the Moog modular.
I knew that it could be a sound of the future,
but I didn’t realise how much impact would be.

My name is Giovanni Giorgio,
but everybody calls me Giorgio.

You want to free your mind
about a concept of harmony and music being correct,
you can do whatever you want.
So nobody told me what to do,
and there was no preconception of what to do.

5 Notes

1 Notes

12 Notes

Notes

AlunaGeorge: “Attracting Flies” (Live at Later… with Jools Holland)